Archivo de la categoría: DEPORTES

TAMBIÉN HUBO DOPING EN TOKIO 2020

(Foto: Tokyo 2020)

Cuando se pensaba que Tokio 2020 se había librado del flagelo del dopaje, los organizadores anunciaron que el medallista británico CJ Ujah que obtuvo una medalla de plata en la prueba de 4×100, y otros tres atletas que compitieron en los juegos fueron suspendidos provisionalmente después de que sus muestras de orina dieran positivo a sustancias prohibidas.

La Agencia Internacional de Pruebas dijo que la muestra de Ujah dio positivo para dos sustancias prohibidas: moduladores selectivos del receptor de andrógenos (SARM), que se pueden usar como un agente que mejora el rendimiento, y Ostarine, un agente anabólico.

Los otros tres que dieron positivo fueron el velocista keniano Mark Otieno Odhiambo, por un esteroide anabólico; el lanzador de peso georgiano Benik Abramyan por esteroides y fármacos hormonales; y el corredor de 1.500 metros Sadik Mikhou de Bahrein, por una transfusión de sangre, que está prohibida.

Se realizará un segundo análisis a las muestras para confirmar el dopaje, y si se confirman los resultados de la primera prueba, tanto Ujah como el resto del equipo de relevos 4×100 ganador de la medalla de plata, serán automáticamente descalificados.

La Unidad de Integridad del Atletismo dijo que ha iniciado procedimientos disciplinarios contra los cuatro atletas, pero está esperando que la ITA complete su investigación para averiguar si se violaron las reglas de dopaje y cuáles serán las consecuencias.

ONCE DEPORTISTAS PERUANOS EN JUEGOS PARALIMPICOS DE TOKIO 2020

(Foto: IPD)

A partir del próximo 24 de agosto, un grupo de valerosos peruanos, ejemplo de superación y constancia, estarán defendiendo los colores nacionales cuando se inicien los esperados Juegos Paralímpicos, cita que congregará a unos 4,400 deportistas de 96 países.

Perú tendrá una presencia histórica desde que estas citas comenzaron a disputarse en forma oficial desde 1960. Y es que nunca antes, once jóvenes lograron su clasificación y todos ellos buscarán no solo dar su mejor rendimiento, sino alcanzar una presea.

“Hemos seguido con mucha atención la participación de los 35 deportistas nacionales en los Juegos Olímpicos y sus grandes actuaciones. Ahora le toca el turno a un segundo grupo, al de los Para deportistas nacionales que con tanto sacrificio, esfuerzo y dedicación llegarán a Tokio con la misma ilusión, a competir en los mismos escenarios y a buscar dejar al Perú en lo más alto”, señaló la presidenta de la Asociación Nacional Paralímpica del Perú, Lucha Villar.

Como se sabe, Perú estará representado por:

  1. Angélica Espinoza (Para taekwondo)
  2. Rosbil Guillén (Para atletismo)
  3. Israel Hilario (Para ciclismo)
  4. Rodrigo Santillán (Para natación)
  5. Melissa Baldera (Para atletismo)
  6. Efraín Sotacuro (Para atletismo)
  7. Carlos Sangama (Para atletismo)
  8. Dunia Felices (Para natación)
  9. Freed Villalobos (Judo)
  10. Niel García (Para Powerlifting)
  11. Pilar Jáuregui (Para bádminton)

Los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 se llevarán a cabo entre el 24 de agosto al 05 de septiembre. Un total de 22 paradeportes estarán en disputa, incluyendo dos que debutarán en el programa (y con presencia peruana): Para bádminton y Para taekwondo.

TOKYO 2020 NO AUMENTÓ LOS CONTAGIOS DE COVID-19

(Foto: Tokyo 2020)

Japón decidió organizar los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokyo 2020 contra viento y marea, y también decidió que la forma más segura de hacerlo era sin público en las competencias, y encerrando a los atletas y a todas las personas que llegasen del extranjero en una burbuja sanitaria.

De los dos planteamientos el primero fue muy criticado y causó decepción en público y atletas, mientras que el segundo, era un esquema que jamás se había puesto en práctica para un evento tan grande, de tantos días, con tantos deportistas y personal envuelto en el mismo, y que se llevaría a cabo simultáneamente hasta en 9 lugares diferentes. En otras palabras, no se sabía si funcionaría.

Sin embargo y a la luz de las cifras pero sobre todo de la simple percepción de la realidad, ambas estrategias han dado resultados más que satisfactorios y lo más importante aún, es que Tokyo 2020 está sentando un precedente y un estilo de organización para futuros eventos deportivos en tiempos de pandemia, ya que nunca desde que el nuevo coronavirus comenzó a golpear el mundo, se había realizado un “experimento” de esta envergadura.

El domingo 8 de agosto, el último día de los juegos, se habían registrado dentro de la burbuja olímpica menos de 450 contagios de un universo de 50 mil personas, contando atletas y personal de los juegos los cuales realizaron más de 600 mil pruebas de descarte desde el pasado 1 de julio, que fue cuando la burbuja entró en funcionamiento.

La llamada burbuja sanitaria para mayores detalles, no solo se montó alrededor de la Villa Olímpica y de las 40 sedes de competencia desperdigadas en nueve prefecturas diferentes, sino también incluyó al Centro de Prensa, dos campamentos para atletas ubicados en la vecina prefectura de Kanagawa, y a una serie de hoteles que servían de hospedaje a los deportistas cuando se trasladaban a competir en sedes alejadas.

Mientras todo estaba controlado en el interior, en el exterior de la burbuja olímpica la ciudad de Tokio registraba más de 5 mil contagios diarios y el país más de 12 mil, lo cual motivó que el gobierno encienda todas las alarmas e implementara nuevas y controvertidas medidas sanitarias, para que su sistema hospitalario no colapse.

Los expertos coinciden en señalar, que el éxito de la burbuja sanitaria se debe a un paquete de medidas encabezado por una población olímpica vacunada en un 70%, la implementación de un sistema de rastreo de contagio a partir de pruebas PCR que todos los involucrados debían realizar una vez al día, el uso de mascarilla hasta en los podios de premiación, el distanciamiento social incluso en la Villa Olímpica y lugares de hospedaje, el impedimento de utilizar transporte público o salir de la burbuja para hacer turismo o por cualquier otro motivo, entre otras medidas.

Es irónico, pero Japón logró aplicar a la organización de los juegos, es decir, a una población mayoritariamente extranjera, medidas restrictivas de cuarentena que la Constitución del país le prohíbe aplicar a sus propios ciudadanos. La llamada “Constitución de Postguerra”, que fue redactada e impuesta al Japón por las Fuerzas Aliadas (Estados Unidos), no le permite a las autoridades aplicar cuarentenas rigurosas, toques de queda o cualquier otra medida restrictiva de la libertad individual. La carta magna solo permite que las autoridades le “soliciten” al ciudadano el cumplimiento de ciertas conductas que se justifican en el bien común.

Brian McCloskey, uno de los asesores de la organización en el montaje de la burbuja, indicó a los medios locales en conferencia de prensa, que incluso los expertos sospechaban que los contagios detectados dentro de la burbuja llegaron del exterior, y no fueron propiciados de manera local. Aunque es una afirmación que todavía debe ser corroborada científicamente.

Pero como nada es perfecto, si bien un sector de los expertos y la sociedad no puede responsabilizar a Tokyo 2020 de contagios materiales del nuevo coronavirus, sí lo responsabiliza de haber ayudado a que la población se relaje en los cuidados que debería mantener contra el COVID-19.

Uno de estos expertos es Koji Wada, profesor de salud pública en la Universidad Internacional de Salud y Bienestar de Tokio, quien aseguró en conferencia de prensa, que ver en la televisión a los atletas abrazarse, celebrar y darse palmadas en la espalda, incluso a los atletas japoneses, había socavado la seriedad de los mensajes emitidos por las autoridades para que las personas se queden en casa y eviten los lugares públicos.

Sin embargo esto aún no se termina, estamos solo en el descanso del medio tiempo. Desde el próximo 24 de agosto y hasta el 5 de septiembre se llevarán a cabo los Juegos Paralímpicos Tokyo 2020. Y en base a lo aprendido hasta ahora, los organizadores de los juegos podrían aplicar algunos cambios, entre ellos, quizás permitir público en los estadios. Ya veremos.

DEL ODIO AL AMOR, JAPONESES CAMBIAN DE OPINIÓN SOBRE TOKIO 2020

Las medallas que esta ganando Japón impulsan la venta de souvenirs y la aceptación de los juegos por parte del público (Foto: Tokyo 2020)

A falta de pocos días para que concluyan los Juegos Olímpicos Tokio 2020, todo parece indicar que una buena parte de la resistencia que el público japonés tenía hacia el evento, ha desaparecido.

(Foto: Kyodai)

A pesar de que son amantes de los grandes eventos y mucho más de todo tipo de deportes, diversas encuestas realizadas antes del inicio los juegos olímpicos mostraron que más del 80% de los japoneses consideraba los juegos un gasto de dinero innecesario, pensaba que se debían postergar nuevamente, o temía que se convirtieran en una posible fuente de contagio de las variantes más virulentas del COVID-19.

Sin embargo y con el pasar de los días y las competencias, las opiniones negativas se han convertido en positivas impulsadas al parecer, por la enorme cantidad de medallas que están consiguiendo los deportistas japoneses quienes hasta la fecha, acumulan 21 preseas de oro y un total de 44 medallas sumando las 9 de plata y 14 de bronce, un récord absoluto en la historia olímpica del país que lo ubica en el tercer puesto del medallero general, detrás de China 33 de oro (con un total de 73 medallas) y Estados Unidos 27 de oro (con un total de 87 medallas) .

(Foto: Kyodai)

Entre las medallas más celebradas obtenidas por los atletas japoneses, se cuentan las que ganaron los hermanos judokas Uta y Hifumi Abe el mismo día de competencia, la nadadora Yui Ohashi en 200 y 400 metros combinados, la dupla conformada por Jun Mizutani y Mima Ito en tenis de mesa, o las reinas de la patineta (skate) Momiji Nishiya, Sakura Yosozumi y Kokona Hiraki.

Si bien la inquietud por los contagios del COVID-19 siguen siendo la principal preocupación del país, esto no ha evitado que los japoneses se vuelquen a las tiendas de recuerdos oficiales de Tokyo 2020 para comprar todo lo que se les cruce por delante, a tal punto, que según han informado los medios locales, varias de estas tiendas han visto desaparecer de sus estantes los productos más representativos como gorras, polos y pines. Un fenómeno que no solo se registra en Tokio, sino también en Sapporo, Osaka y otras prefecturas que albergan competiciones.

(Foto: Kyodai)

Al público japonés se le suma una verdadera legión de extranjeros, en su enorme mayoría participantes en los juegos, que pululan en los pasillos de las tiendas adquiriendo todo tipo de recuerdos para llevarlos a su país de origen. No es raro ver en la parte exterior de los locales, una larga fila de gente esperando su turno para entrar no sin antes, cumplir con las medidas de seguridad sanitaria como desinfección de manos y control de la temperatura corporal.

(Foto: Kyodai)

Y si esto ha pasado con las tiendas físicas, la tienda on-line de los juegos también ha sido visitada por cientos de personas que en determinado momento, saturaron la capacidad del servidor generando la caída del sistema temporalmente.

La mayor cantidad de medallas de oro que Japón ha ganado, ha sido en los juegos de Tokio 1964: un total de 16 preseas. Pero a nivel general, fue en los juegos de Río 2016 donde acumuló un total de 41 medallas, 12 de oro, 8 de plata y 21 de bronce.

EL KUROKO OLÍMPICO

(Foto: Tokyo 2020)

Ha pasado exactamente una semana desde la inauguración de los Juegos Olímpicos de Verano Tokio 2020, pero en las redes sociales todavía siguen siendo tendencia y bastante comentados, diversos aspectos de la ceremonia.

Uno de estos aspectos, quizás el más presente en Internet en estos momentos, es la representación que hizo Japón de los pictogramas que representan los 50 deportes olímpicos en competencia. Una representación no solo ingeniosa sino también muy divertida, que se escenificó por primera vez en la historia de los juegos y que como muchas otras cosas de Tokio 2020, tiene sus raíces en un aspecto concreto de la cultura japonesa.

(Foto: Tokyo 2020)

Este aspecto cultural al que hacemos referencia es el llamado Kuroko, que es como se le llama dentro del teatro kabuki, uno de los géneros más tradicionales del teatro japonés, al tramoyista completamente vestido de negro que ayuda a mover la escenografía. El público sabe que está allí, todos lo ven moviendo la utilería de la obra, representando animales y ayudando en el cambio de vestuario dentro del escenario, pero todos lo ignoran porque saben que no forma parte de la trama.

(Foto: Tokyo 2020)

En el caso de los pictogramas deportivos que se representaron durante la ceremonia inaugural, el Kukoko no iba vestido de negro sino completamente de blanco, para dar a entender que era “invisible” y para poder confundirse con el fondo del escenario.

(Foto: Tokyo 2020)

A este cambio de color del negro al blanco se le denomina Yukigo que significa “cubierto de nieve”, y es una técnica de actuación que también se utiliza en el teatro de marionetas llamado bunraku. El kuroko puede incluso vestirse completamente de azul, cuando la trama de la obra se desarrolla en escenarios marinos, momento en el que pasará a llamarse Namigo cuyo significado es “ola de mar”.

El kuroko proviene del teatro tradicional japonés, por ello se encuentra muy arraigado en la cultura japonesa (Captura de pantalla).

En el teatro Noh, otro género clásico del teatro japonés, el equivalente al Kuroko se llama Token, y también va vestido de negro pero lleva el rostro descubierto.

Dentro de la cultura popular japonesa, específicamente, dentro del anime, el manga y los video juegos, el Kuroko ha tenido varias apariciones a lo largo de los años. También existen programas de entretenimiento donde se organizan competencias, donde el ganador es la persona o grupo que representa mejor escenas de la vida diaria utilizando las técnicas del Kuroko, es decir, participando de una escena en la que debe representar cualquier cosa menos a un ser humano.

EL CALOR PRODUCE ESTRAGOS ENTRE LOS ATLETAS DE TOKIO 2020

Los remeros noruegos Kristoffer Brun y Are Welerholt se zambullen en el canal Sea Forrest de la Bahía de Tokio, luego de terminar la prueba de Doble Sculls (Foto: Tokyo 2020)

Tenistas que deben pedir un “descanso médico” (medical timeout) en medio de un juego para reponerse del bochornoso calor, o que directamente abandonan la competencia; arqueros que sufren un “golpe de calor” y deben hacer una pausa para ser atendidos inmediatamente con bolsas de hielo colocadas directamente sobre la cabeza; remeros que luego de llegar a la meta se zambullen en las aguas sobre las cuales se deslizaban minutos antes para no morir sofocados; atletas, esta vez los del triatlón masculino, que se desvanecen luego de cruzar la meta y deben ser retirados en hombros.

Definitivamente, los atletas que participan en Tokyo 2020, principalmente aquellos cuyos deportes se juegan al aire libre, no solo deben competir contra el deportista o el equipo adversario sino principalmente contra el clima que actualmente sufre todo el archipiélago, y no son pocas las voces de atletas, entrenadores y dirigentes que a estas alturas de los Juegos, están culpando a la organización japonesa por no ser objetivos y mentir a la hora de presentar su candidatura, sobre las condiciones climáticas que tendría Tokio durante estos juegos de verano.

Un aspecto que refuerza esta queja, es que desde setiembre del 2011 cuando Japón presentó su candidatura a la fecha, el clima siempre ha sido el mismo durante la época de verano: con temperaturas superiores a los 30 grados centígrados en promedio, pero con una sensación térmica entre cuatro a cinco grados más elevada; con una humedad relativa que fácilmente puede alcanzar el 80% lo cual acrecienta la sensación de sofoco; y con cambios súbitos en la presión atmosférica producto de las tormentas tropicales y los tifones que rondan y muchas veces, tocan tierra en el archipiélago.

El tenista ruso Daniil Medvedev, número 2 del ranking mundial, debe ser atendido por personal médico luego de sentirse mal a causa del calor durante un juego realizado en el Parque de Tenis de Ariake, en Tokio (Foto: Tokyo 2020)

Quizás la mejor prueba de que los organizadores ya sabían que el clima sería un problema, fue que decidieron mover de la capital todos los eventos de marcha y maratón para organizarlos en la norteña ciudad de Sapporo, ubicada a 1,110 km al norte de Tokio y donde la temperatura promedio durante los meses de julio y agosto, es cuatro o cinco grados menor que el de la capital.

Una medida que la organización está aplicando para tratar evitar el bochornoso calor, es comenzar las pruebas lo antes posible, tal como hizo con la triatlón que arrancó a las 06:30 de la mañana, aunque los resultados no fueron los esperados.

Otra prueba más de que el comité olímpico japonés sabía perfectamente que la capital ardería durante el desarrollo de Tokio 2020, son los Juegos Olímpicos de Tokio 1964, una referencia obligatoria para la organización de los actuales juegos.

Desde el inicio de la candidatura, los organizadores vincularon intencionalmente los juegos de Tokio 2020 con el positivo impacto social, cultural y económico que tuvo Tokio 1964. Los de aquel año, fueron los juegos a través de los cuales Japón le demostró al mundo que había renacido de sus cenizas luego de la Segunda Guerra Mundial; los de Tokio 2020, serían los juegos de la reconstrucción económica para el país luego del triple desastre nuclear de la región de Tohoku. Cuando apareció la pandemia y se pospusieron un año, los juegos se convirtieron en el evento que demostraría que la humanidad había vencido al COVID-19.

Sin embargo, hubo un pequeño detalle que los organizadores de Tokio 2020 pasaron por alto o no quisieron mencionar: los de Tokio 1964 fueron unos juegos que se organizaron del 10 al 24 de octubre, es decir, durante el fresco otoño japonés (septiembre a noviembre) y no durante el ardiente verano.

Es más, el clima fue un tema central en la discusión sobre cuándo organizar los juegos de Tokio 1964, para los cuales se barajaron cuatro fechas: inicios de mayo, época que se descartó porque muchos deportistas eran estudiantes y todavía estarían en clases; entre los meses de julio y agosto, periodo que se rechazó por las altas monos y la humedad que reinaría en el archipiélago; en setiembre, lo cual fue desestimado porque es época de tifones; y en octubre, que finalmente fue aprobado.

Incluso debido al cambio climático, desde 1964 a la fecha, el promedio de temperatura en el país aumentó en una media de tres grados, según cifras del propio gobierno a través de la Agencia Meteorológica de Japón. Es decir, el verano actual es más caliente que el de la década del 60.

La arquera rusa Svetlana Gomboeva es atendida por miembros de su equipo, luego de sufrir un golpe de calor durante la competencia individual realizada en el Parque Yumenoshima, en Tokio (Foto: Tokyo 2020)

A pesar de todos estos datos y antecedentes, en septiembre del 2011 cuando el comité olímpico japonés presentó su propuesta formal para acoger los juegos, la misma afirmaba que la capital japonesa tendría “días de clima templado y soleado” y que sería una “época del año que proporciona un clima ideal para que los atletas rindan al máximo”. Y sobre las condiciones meteorológicas del país durante los juegos, la propuesta afirmaba que las mismas serían “razonables”.

Cualquiera que viva en Japón o que lo haya visitado durante el verano, sabe que las islas que lo conforman tienen un clima subtropical húmedo, ¿por qué el comité organizador “no fue preciso” en este punto de la propuesta?, todo parece indicar en una sola dirección: la venta de los derechos de televisión, una jugosa cantidad que para Tokio 2020 fue de 2,700 millones de euros a nivel mundial, y que ingresan directamente a las arcas del Comité Olímpico Internacional.

Durante el verano del hemisferio norte (Estados Unidos, Canadá, mayor parte de Europa), se consiguen mayores audiencias televisivas y en muchos casos, no existe competencia con la transmisión de otros deportes importantes como el fútbol, básquet, béisbol o baloncesto, que se encuentran en el receso de verano.

LOS JUEGOS OLÍMPICOS DEL RECICLAJE

Las instalaciones temporales dentro de la villa olímpica han sido construídas con madera que luego se desmontará y será reutilizada (Foto: Tokyo2020)

Tokyo 2020 se ha propuesto ser y lo está logrando, las Olimpiadas más ecológicas de la historia

Medallas olímpicas fabricadas en base a metales preciosos extraídos de teléfonos celulares malogrados; camas para los atletas de la Villa Olímpica cuya estructura ha sido fabricada en base a madera y cartón reutilizado; podios de premiación construidos con plástico reciclado de botellas de refrescos; una antorcha olímpica que se paseó por las 47 prefecturas del país, y que fue fundida con el aluminio sobrante relacionado al desastre nuclear ocurrido en la prefectura de Fukushima en el 2011; el consumo eléctrico de las principales instalaciones olímpicas extraído de fuentes de energía renovable; y una flota de vehículos que funcionará con motores de pila de hidrógeno con la finalidad de reducir las emisiones de CO2, y que se encargará de transportar a los atletas y personal de los juegos durante toda la competencia.

Sí, definitivamente los de Tokyo 2020 serán los juegos olímpicos más ecológicos de la historia al haber implementado una filosofía basada en las 3R: reducir, reusar y reciclar, un concepto acorde con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que fueron implementados en el 2015 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Tokyo 2020, ¿quién lo duda a estas alturas? Marcará un antes y un después en el rubro de sostenibilidad en la organización de los juegos olímpicos, sean estos de invierno o verano, ya que a pesar de la pandemia está demostrando que no sólo es posible vivir, sino también competir de manera sustentable y cuidando el medioambiente.

Las instalaciones temporales dentro de la villa olímpica han sido construídas con madera que luego se desmontará y será reutilizada (Foto: Tokyo2020)

Medallas, podios y antorcha

Si bien Japón es un país ampliamente conocido por su altos niveles en el reciclaje de desperdicios, una práctica que ejecuta desde hace más de 30 años de manera bastante efectiva, la aplicación de este concepto a la organización de los juegos comenzó a ejecutarse desde abril del 2017 con el lanzamiento del “Proyecto Medalla Tokyo 2020”, un esquema que buscaba recolectar metales preciosos (oro, plata, cobre) de basura electrónica, principalmente de teléfonos celulares cuyos componentes, utilizan estos metales en cantidades mínimas.

Gracias a la participación de 1,621 municipios de todo el país, los organizadores lograron recolectar 78,985 toneladas de basura electrónica, incluidos 6.21 millones de celulares usados de todo lo cual se extrajeron 32 kilos de oro, 3,500 kilos de plata y 2,200 de bronce.

Las medallas que ganarán los mejores atletas de la competencia han sido fabricadas completamente de metales reciclados (Foto: Tokyo2020)

Los metales sirvieron para fabricar 5 mil medallas con las siguientes características: la de oro está hecha en plata con un baño de seis gramos del metal precioso y con un peso total de 556 gramos; la de plata es un círculo macizo de este metal que pesa 550 gramos; y la de bronce pesa 450 gramos y en su fabricación se utilizó un 95% de cobre y un 5% de zinc. Todas las medallas tienen un diámetro de 85 mm y un espesor que va de los 7.7 mm en la parte más fina hasta los 12.1 mm en la más gruesa.

El diseño de las preseas se le encargó al artista japonés Junichi Kawanishi, y las mismas llevan por un lado el nombre de Tokyo 2020 escrito en braille y en el alfabeto romano, y en el anverso los cinco aros olímpicos y a Nike, la diosa griega de la victoria ubicada de espaldas frente al estadio Panathinaikos, junto al nombre oficial de la competencia: Juegos de la XXXII Olimpiada Tokyo 2020. La cinta de la que cuelgan las medallas fue fabricada en poliéster reciclado y tiene estampados motivos culturales japoneses.

De las medallas pasamos a los podios de premiación, los cuales fueron construidos con 24,5 toneladas de desechos plásticos que comenzaron a ser recolectados desde junio del 2019, a través del “Proyecto Podio de la Ceremonia de la Victoria” en el que participaron empresas locales, organizaciones cívicas y 113 escuelas de todo el país, como una forma de inculcarle aún más, la costumbre del reciclaje a los estudiantes.

El plástico fue recolectado a lo largo de nueve meses, y provino mayoritariamente de donativos de los ciudadanos de objetos en desuso, del acopio de envases de todo tipo (shampoo, ambientadores, detergentes de cocina, etc.), así como de la recolección de desechos plásticos del océano.

En cuanto a la antorcha, símbolo de una paz y una esperanza representadas en el fuego olímpico, la misma fue fabricada del aluminio utilizado en las viviendas temporales que en el 2011, el gobierno construyó para los damnificados del terremoto, el tsunami y el accidente nuclear ocurridos en la región de Tohoku al nordeste del país, en marzo del 2011.

La antorcha, fabricada de una sola hoja de metal que protege la llama del viento y la lluvia, representa los cinco pétalos que tiene la flor del cerezo, popularmente conocida como la flor del Sakura, uno de los símbolos del país.

Esta será la antorcha que el próximo viernes 23, dentro de dos días, encienda el pebetero del Estadio Olímpico de Tokio para iniciar oficialmente los juegos.

La villa y las sedes deportivas

La villa olímpica tampoco quedó fuera de los esfuerzos ecológicos de los organizadores, ya que las camas en las que ya duermen los atletas, fueron armadas con madera y cartón prensado a pesar de lo cual tienen capacidad para soportar hasta 200 kilos de peso, mientras que los colchones fueron fabricados con poliéster, un material mucho más amigable con el medio ambiente.

Cuando los juegos terminen, los deportistas podrán llevarse la ropa de cama que han utilizado a casa, con la finalidad de que no sean desechadas debido a razones sanitarias.

Adicionalmente, todas las instalaciones temporales de la villa olímpica han sido construidas con madera que luego se desmontará y se destinará a otros usos.

Otro aspecto sumamente importante en el que pusieron énfasis los organizadores para cumplir sus objetivos ecológicos, fue en utilizar instalaciones deportivas ya existentes, y solo construir o remodelar las que fueran estrictamente necesarias.

La villa olímpica, un complejo de 21 edificios y un total de 3,800 departamentos que ya están vendidos y serán entregados a sus propietarios apenas terminen los juegos (Foto: Tokyo2020)

Esta es la razón por la cual y a pesar de que los juegos de verano son tradicionalmente organizados por una ciudad y no por un país, en el caso de Tokyo 2020 las competencias se encuentran desperdigadas en nueve prefecturas (provincias) a lo largo de todo el archipiélago. Un factor que a la larga le jugó en contra a los organizadores, porque la distribución de las sedes aumentó los temores de la población de que los participantes en los juegos, pudiesen esparcir por todo el país nuevas y más virulentas variantes del COVID-19.

Así, mientras el 60% de las instalaciones deportivas que se están utilizando en estos juegos ya estaban construidas, en algunos casos desde los Juegos Olímpicos de Tokyo 1964, en las olimpiadas de Atenas 2004, Pekín 2008 y Río de Janeiro 2016, por mencionar solo algunos casos, muchas obras que se construyeron para los juegos fueron luego abandonadas por el alto costo de mantenerlas operativas.

Incluso en el caso de la villa olímpica ubicada al pie de la Bahía de Tokio, muchos de los 3,800 departamentos agrupados en los 21 edificios que conforman el complejo, ya se encuentran vendidos y serán refaccionados y entregados a sus propietarios apenas finalicen los juegos.

Y en cuanto a la energía necesaria para poner en marcha los juegos, los organizadores se fijaron el objetivo de utilizar energía renovable tanto para generar la electricidad necesaria para las instalaciones deportivas, como para los vehículos que transportarán a los atletas y personal de los juegos.

De lo segundo se encargó la firma Toyota, uno de los principales patrocinadores de los juegos, que desarrolló un motor de pila de hidrógeno con la finalidad de reducir las emisiones de CO2. En cuanto a la electricidad que consumirán las principales sedes, ésta proviene de fuentes de energía renovable la cual se combinará con el máximo uso posible de la luz natural, ya que los juegos se están llevando a cabo en los meses con mayor cantidad de luz diurna en el archipiélago.

Adicionalmente y como una forma de reducir la huella de carbono en el ambiente, en el rubro de telecomunicaciones Japón ha puesto en pleno funcionamiento la red de telefonía 5G, con la finalidad de evitar la saturación de las redes.

En la inauguración de los Juegos Olímpicos de Atenas de 1896, los primeros de la era moderna, el barón Pierre Fredy de Coubertin, un pedagogo e historiador francés al que se le atribuye la organización de esos juegos, pronunció una frase en su discurso inaugural que simboliza el espíritu olímpico y que luego, se convirtió en el lema de la competencia: “Citius, altius, fortius» que significa más rápido, más alto, más fuerte. Cuando el viernes 23 el emperador Naruhito inauguré los juegos de Tokyo 2020, a ese lema se le sumará otra palabra… “y más ecológico”

¿JUEGOS SEGUROS Y PROTEGIDOS?

El mayor temor de las autoridades locales, es que se produzca una explosión de contagios a causa del ingreso de personas al país que puedan portar nuevas variantes del virus (Foto: Kyodai)

Si bien las cosas todavía no se han salido completamente fuera de control, las autoridades japonesas y organizadores de los Juegos Olímpicos Tokyo 2020 están pasando más trabajo de lo esperado para llevar a cabo lo que al menos en el papel, se anuncian como unos juegos “seguros y protegidos”.

A falta de cuatro días para la inauguración oficial de las olimpiadas, el primer problema al que se están enfrentando los organizadores es saber cuáles son los puntos débiles de la burbuja sanitaria que han montado para mantener aislados a los participantes en los juegos del resto del país, ya que solo entre el sábado 17 y el domingo 18 se reportaron 25 contagios de COVID-19, los cuales se suman a los 30 ya registrados desde el pasado 13 de julio, día en el que se abrió oficialmente la Villa Olímpica y el Centro de Prensa de los juegos.

Dentro de los contagios reportados dos de ellos fueron de atletas que se hospedan en la Villa Olímpica, donde ya se encuentran instalados miles de deportistas de todo el mundo, con el peligro que ello significa para la realización de las competencias, ya que un atleta contagiado así se encuentre vacunado y sea asintomático, es un atleta que de acuerdo a las reglas, no puede competir.

Justamente, los dos casos reportados en la villa son los de dos futbolistas sudafricanos que dentro de tres días, jugarán el partido inaugural de su disciplina contra el anfitrión de los juegos: Japón. El rastreo epidemiológico ha establecido que los dos contagiados tuvieron contacto con otras 21 personas, todas jugadores del mismo equipo lo cual no hace más que aumentar las dudas sobre la realización del partido inaugural que se debe jugar el jueves.

Otro atleta contagiado fue reportado en un hotel ubicado en la prefectura de Shizuoka, al sur de Tokio, donde se encuentra hospedada una parte de la delegación brasilera que ha sido puesta en observación inmediatamente.

Si bien los contagios registrados hasta la fecha en torno a los juegos son 55, 10 de ellos según los organizadores son de personas llegadas del extranjero, y si bien nadie habla abiertamente de ello, el temor y la incertidumbre que flota en el ambiente es que las medidas de contención se desmoronen y se registre una explosión de contagios cuyas consecuencias serían completamente imprevisibles.

Todo esto sucede mientras la capital del país se encuentra en estado de emergencia, y desde hace cinco días consecutivos viene registrando más de mil contagios. El sábado 17 la cifra llegó a los 1,410 casos, un récord que no se registraba desde hace seis meses.

Por si todo esto no fuera suficiente, los organizadores han tenido que hacer frente a la deserción de un atleta, el levantador de pesas ugandés Julius Ssekitoleko de 20 años, que el viernes desapareció de un campamento de entrenamiento preolímpico que organizaba la ciudad de Izumisano ubicada en la prefectura de Osaka.

El atleta, que dejó una nota en la que indicaba que pensaba vivir y trabajar en Japón porque la vida en Uganda “era difícil”, y en la que le pedía a sus compañeros que le entregaran sus cosas a su esposa cuando regresen a su país de origen, fue ubicado el lunes en la mañana por las cámaras de seguridad de la estación de tren de Nagoya, ciudad donde reside una numerosa comunidad de ugandeses. Hasta ahora su paradero es desconocido.

Más allá del aspecto migratorio, la fuga del atleta ugandés pone el foco en las medidas de seguridad implementadas por los organizadores de los Juegos Olímpicos, las cuales se suponía, debían establecer un cerco antivirus que evitaría que cualquier deportista o persona llegada desde el extranjero para los juegos, tuviera contacto con la población japonesa. Al menos durante los primeros 14 días. Empeño que a la luz de los hechos, ha fracasado estrepitosamente.

Sin embargo, la cereza en el pastel de la (des)confianza en los organizadores de los juegos la ha colocado nada más y nada menos que uno de los principales patrocinadores de Tokyo 2020: la firma automotriz Toyota Motor Corp. cuyo presidente, ha declinado asistir a la ceremonia de inauguración que se llevará a cabo el viernes 23 en el Estadio Olímpico de Tokio.

Adicionalmente, la empresa comunicó que no transmitirá dentro de Japón, comerciales de televisión alusivos a los Juegos Olímpicos, lo cual ha sido interpretado como un intento de que la imagen de la empresa no se dañe en caso de que las cosas no salgan bien respecto al control de los contagios, pero también por la fuerte oposición de una parte de la población local a la organización de los juegos.

La firma sin embargo, indicó que apoyará “plenamente a los atletas y contribuiremos a los juegos proporcionando vehículos y por otros medios».

EL COSTO DE TOKYO 2020 SERÁ DE US $16 MIL MILLONES

Entre otras cifras que le gustará conocer

¿Cuáles son los costos, cifras, números y cantidades reales y actuales de los Juegos Olímpicos de Verano Tokyo 2020, luego de la postergación de un año y la más reciente prohibición del ingreso de público a la mayoría de competencias?
En esta nota los ponemos al día de los temas más saltantes, importantes y curiosos.

-En diciembre del 2020, los organizadores indicaron que el costo de los juegos sería de US $15,4 mil millones (según fuentes extra oficiales la cifra es mucho mayor), incluyendo los US $2,8 mil millones que costó aplazar los juegos un año. Pues bien, hasta fines de junio, el costo de aplazar los juegos fue de US $3 mil millones … y la cifra sigue creciendo.

-Mientras que las pérdidas generadas por los juegos deberán ser absorbidas por los gobiernos locales de las prefecturas que albergarán competencias olímìcas, así como por el gobierno central de Japón, el Comité Olímpico Internacional mantendrá el 75% de sus ingresos regulares, los cuales provienen de la venta de derechos de transmisión.

(Foto: Mario Castro)

-Prohibir el ingreso de público a 724 de las 750 sesiones de competencia olímpica significará una pérdida de US $800 millones de dólares para la organización, que esperaba vender 8,8 millones de ingresos.
Solo el fútbol y el ciclismo permitirá público en las competencias de ambas disciplinas, cuya sede serán las prefecturas de Ibaraki, Miyagi y Shizuoka.
Todavía no se ha decidido si los Juegos Paralímpicos se realizan con o sin público, la decisión se tomará al término de los Juegos Olímpicos. En todo caso, la cantidad de ingresos disponibles es de 2,5 millones.

-El número de disciplinas que competirán en los juegos será de 33, dentro de las cuales las nuevas son cuatro: escalada deportiva, surf, skate y kárate, mientras que el béisbol/sóftbol regresarán a las Olimpiadas luego de haber sido parte de la competencia entre 1992 y 2008

-Por primera vez en la historia de los Juegos, el 49% de los atletas son de sexo femenino, haciendo de Tokyo 2020 las Olimpiadas más paritarias organizadas hasta el momento.

-Si bien la llama olímpica recorrió las 47 prefecturas japonesas, solo 9 provincias albergarán las 42 sedes olímpicas: Tokio, Chiba, Saitama, Kanagawa, Shizuoka, Ibaraki, Fukushima, Miyagi y Hokkaido.

-El número total de “extranjeros” que ingresaran para los juegos contando atletas, entrenadores, oficiales, familia olímpica, patrocinadores y prensa es de 93,000 personas, un tercio de la cantidad originalmente calculada antes de la pandemia.

-La organización le regalará un total de 150 mil condones a los atletas participantes en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020, pero no para que los usen en la Villa Olímpica sino para que se los lleven a sus países de origen, como una forma de crear conciencia contra el VIH, el SIDA y las enfermedades de transmisión sexual.
La repartición de preservativos no es nueva en los Juegos Olímpicos, es una práctica que el COI puso en práctica desde Seúl 1988, con la finalidad de garantizar el sexo seguro entre los atletas. En lugar de cerrar los ojos ante esta práctica o de prohíbirla, decidieron hacerla más segura, como cualquier deporte.

-La Villa Olímpica es un complejo de 44 hectáreas dentro del cual hay 21 edificios de entre 14 a 18 pisos, los cuales contienen 3,800 departamentos con un total de 18,000 camas. Solo un detalle respecto a las camas: el marco de las mismas está fabricado con material reciclado, y están acondicionadas para resistir el peso de una sola persona. ¿La organización querrá evitar cualquier tipo de actividad en las camas que no sea la de dormir?

-En la villa también se ha instalado una clínica en la que se tomarán la mayoría de las 80,000 pruebas diarias para detectar contagios por COVID-19. No sólo los atletas deberán someterse a las pruebas, sino también el cuerpo técnico, oficiales, jueces, etc.

-Sólo durante los Juegos Olímpicos se piensan repartir 14 millones de porciones de comida de diversas partes del planeta, así como platillos tradicionales de las 47 prefecturas japonesas. El menú incluye comida vegetariana, sin gluten y con indicaciones exactas sobre la cantidad de calorías de cada platillo.

-Fabricadas a partir de metal reciclado, en los Juegos Olímpicos se entregaron 962 medallas mientras que en la competencia paralímpica el número asciende a 1,522. Sin embargo, la organización ha fabricado más del doble de preseas, un total de 5,000.

-Los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokyo 2020 serán cubiertos por 4,600 hombres y mujeres de prensa de todo el planeta, prácticamente la mitad de los 8,400 que en promedio han informado sobre anteriores ediciones de los juegos.

-Una flota de 4,900 vehículos (2,200 autobuses y 2,700 vehículos de pasajeros), todos ellos de la marca Toyota, auspiciador oficial de la competencia, será la encargada de movilizar a los atletas y el personal de los juegos olímpicos y paralímpicos.

-En los Juegos Olímpicos participarán deportistas de 204 países y regiones, mientras que en los Paralímpicos los deportistas representarán a 164 naciones y regiones.

-La cantidad de voluntarios reclutados entre el público en general ha sido de 70,000 personas. Hay otros 8,000 voluntarios de las diversas ciudades sede.

-La audiencia televisiva que tendrán los juegos se calculaba originalmente en 4,800 millones de personas, 200 millones menos que la cifra alcanzada en Río 2016 la cual rompió todos los récord. Sin embargo y debido a la pandemia, puede ser que la audiencia se incremente.

ANTORCHA OLÍMPICA NO PODRÁ RECORRER TOKIO POR ESTADO DE EMERGENCIA

La icónica Torre de Tokio, un símbolo de la capital japonesa se iluminará en honor de los Juegos Olímpicos (Foto: Mario Castro)

En su lugar se organizarán iluminaciones en toda la capital japonesa

El pasado viernes 9 de julio, la antorcha olímpica llegó a Tokio luego de recorrer las otras 46 prefecturas (provincias) japonesas desde el pasado 25 marzo, sin embargo, la tradicional flama deportiva que simboliza el espíritu de los Juegos Olímpicos de verano Tokyo 2020 no podrá recorrer la capital nipona, por encontrarse esta en estado de emergencia.

Sin embargo y para compensar la cancelación del recorrido de la flama olímpica, el comité organizador de los juegos informó que se llevarán a cabo diversas iluminaciones en diferentes puntos de la capital, actividades que se organizarán desde el 10 al 23 de julio al mediodía, cuando la flama culmine su recorrido en la plaza Tomin Hiroba ubicada frente al edificio del gobierno metropolitano de Tokio, donde se llevará a cabo la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos. La ceremonia de inauguración de los juegos se llevará a cabo en el Estadio Olímpico de Tokio.

Una de los puntos a iluminarse es la Tokio Skytree, la torre de comunicaciones y observatorio más alta del mundo con sus 634 metros, la cual ya se ha iluminado para marcar fechas olímpicas como por ejemplo, conmemorar los 100 antes del inicio de los juegos o los 100 días antes de iniciarse el comienzo del recorrido de la antorcha olímpica.

Otro punto emblemático que se iluminará en la capital nipona, más específicamente en el céntrico distrito de Minato-ku será la icónica Torre de Tokio, otra antena de comunicaciones y observatorio de 332.9 metros de altura cuya construcción concluyó en 1958, momento desde el cual se convirtió en un símbolo para la capital del archipiélago.

Inspirada en la Torre Eiffel pero pintada no de gris como la estructura francesa sino de blanco y naranja para cumplir con las regulaciones del tráfico aéreo, la Torre de Tokio se ilumina durante todo el año y por diversos motivos o para conmemorar fechas o eventos especiales.

Desde su inauguración en diciembre de 1958, el observatorio de la torre ha sido visitada por más de 150 millones de personas.