Home

193_download-here

Somos lo que hacemos día a día
el éxito no es individual es colectivo


“La excelencia no es un acto sino un hábito”
Aristóteles


Adquirir un hábito es algo que realmente nos ayuda a conseguir nuestras metas, desarrollarnos y superarnos a nosotros mismos. La mejor etapa para aprenderlas es en nuestros primeros años de existencia en el semillero de formación que es el hogar. Esta disciplina ayuda a hacer más llevadera la vida adulta. No sólo en la vivencia individual y familiar, sino comunal y social, en el entorno laboral, en el mundo deportivo, en el campo artístico y en cualquier actividad humana. Los buenos hábitos nos facilitan la vida, nos procuran una buena madurez y ancianidad.

Muchos se preguntan si una vez que adquirimos un hábito, este deja de costarnos esfuerzo. No nos imaginamos super felices cuando el despertador suena a las 4:30 una fria mañana de invierno; pero sí, creemos que de algún modo el cuerpo se acostumbra. Al punto que si un día nos levantamos más tarde el cuerpo parece descompuesto,  no muy dispuesto ni entusiasta.

En el campo de la productividad personal es fundamental pensar qué hábitos podemos adquirir para ser cada día mejores estudiantes, obreros, técnicos, profesionales, ciudadanos, mejores seres humanos. Se nos ocurren varios: no mirar el messenger o las redes sociales a todas horas y menos a las horas de las comidas; llegar al trabajo y ponernos con la tarea principal sin revisar el e-mail, noticias, desconectar el móvil en horas puntuales, salir a su hora; hacer ejercicios, caminatas, alimentarse saludablemente, hacer meditación, formarnos continuamente en nuestro campo, mantenernos al día con los adelantos científicos y tecnológicos, leer un libro, escuchar musica, bailar, ver películas en inglés y japonés, contactar con antiguos compañeros, asistir a charlas, conferencias, recitales, hacer trabajo de voluntariado… El consejo es no intentar adquirir doscientos hábitos a la vez. Sólo uno por vez. Sino, correremos el riesgo de colapsar por exigirnos demasiado. ?Y cuantas veces tendremos que repetir un acto hasta que se convierta en hábito? 5, 10, 50 veces… No hay un número; suponemos que hasta que nos hagamos “callo”. Lo que si se recomienda es ponerse objetivos, y que estos sean realistas pasando de ser benevolentes con nosotros mismos para ir paulatinamente exigiéndonos un poco mas. Por ejemplo, si queremos empezar a hacer deporte, sería salir a caminar rápido dos días por semana. Al mes siguiente, tres días, y uno de ellos ya corriendo; el sexto mes… participar en una carrera o en una maratón que son tan populares en estas islas.

Empezamos la mejor época del año teniendo a la primavera en su plenitud, tenemos a la vista el Golden Week, las celebraciones de los niños, las madres, los padres y la familia, y qué mejor manera que proponernos un plan de adquisición de nuevos hábitos y al final del año echar la vista atrás y poder decir: bien, soy un poquito mejor. Somos un poquito mejor tendiendo a la excelencia. Unidos con voluntad y buen ánimo lo lograremos.
!Kyodai les desea Suerte!

“El amor es una acto de fe y quien tenga poca fe tambien tendra poco amor.”
Erich Fromm

 

AVISO A LA COMUNIDAD:
EL PERU FESTIVAL 2017
SE REALIZARÁ EL DOMINGO 23 DE JULIO
EN SHINKIBA TOKIO
APUNTELO EN SU AGENDA
CELEBREMOS JUNTOS LAS FIESTAS PATRIAS