Home

194_download-here

Prestar atención, escucha plena.

“La verdadera solidaridad empieza por vernos las caras. No basta mandar un cheque”. Richard Webb

Últimamente se oye hablar mucho de mindfulness, es decir, presencia mental. Ésta consiste en afinar nuestra capacidad de prestar atención, en buen cristiano en “colocarse en los zapatos del otro”. El mindfulness no es una técnica o un método terapéutico, es un estado  que permite percibir las cosas de manera nueva. En concreto, la presencia mental es la consciencia que emerge si prestamos atención de manera intencional, en el momento presente y sin juzgar.

Conseguir librarnos de los prejuicios y estereotipos puede mejorar nuestra manera de relacionarnos con las personas.   No juzgar a nuestro interlocutor genera compasión, y también nos evita ser imprudentes en nuestras apreciaciones primarias. Todo el proceso de comunicación se valora más porque ahora escuchamos de forma más activa. Cuando todo lo anterior se practica en el ámbito de la psicoterapia, se anima a aceptar, en vez de controlar las sensaciones desagradables, a reconocer la poca utilidad de los esfuerzos que se hacen para sentirse mejor (aprender a «dejar pasar»), a considerar que nuestros pensamientos son sólo eso, pensamientos.

La aceptación es una actitud ante lo que me ocurre, seré el dueño de mi vida, superando las dificultades y encontrando nuestro norte en el camino de lo aprendido. Esta capacidad de aceptar (recomenzar, «voltear la página») los japoneses la sintetizan en sus sabias frases «Shikataganai, shoganai» “No se puede hacer nada al respecto”, “Es inevitable” que no es sinónimo de resignación sino de aceptación para proseguir la ruta en positivo («maemuki ni» “En positivo”, “Adelante”).

Al cabo del tiempo, mediante el mindfulness se adquiere también una consciencia amable que nos llena de curiosidad, apertura, aceptación y amor. Hasta llegar a ser comprensivos y amables consigo mismos y con los demás.

La posada, un poema escrito por el místico sufí Rumi en el siglo XIII, nos ayuda a entender mejor todo lo antedicho: «El ser humano es una posada a la que cada mañana llega alguien nuevo. Una alegría, una tristeza, una mezquindad, un momento de iluminación llega de vez en cuando como una visita inesperada. ¡Dales la bienvenida a todos, agasájalos a todos! Aunque sea una multitud de disgustos que devasta, violenta la casa despojándola de todo el mobiliario, es igual, honra a cada huésped: podría ser que te está liberando para experimentar nuevos placeres. A los pensamientos sombríos, a la vergüenza, a la malicia recíbelos en la puerta con una sonrisa e invítalos a entrar. Estáte agradecido por todo lo que te llega, porque todo ha sido enviado como guía para la eternidad». «Ayer era inteligente, por lo que quería cambiar el mundo. Hoy soy sabio, por lo que me quiero cambiar a mi mismo». Todo empieza aprendiendo a escuchar no sólo con los oídos sino también con el corazón.

El Grupo Kyodai busca esa empatía con todos sus socios, lectores y amigos. Con el orgullo de ser una empresa de peruanos saluda a sus connacionales e invita a todos sus miembros y simpatizantes de todas las nacionalidades al “Peru Festival 2017”, el domingo 23 de Julio en Shinkiba Tokio.

¡Celebremos unidos las Fiestas Patrias!

Peru Festival 2017

  • domingo 23 de julio
  • Estudio Coast Shinkiba
  • De 12:30 a 19:00
  • Entrada: 1,500 yenes*
  • *personas con discapacidad y niños hasta 12 años ingresan gratis