Home

190_download-here

La economía del espárrago silvestre

 Uno de los dilemas de la primavera, que se está viviendo en el hemisferio sur, es determinar en qué medida debemos cortar los espárragos silvestres que brotan en esta estación. Existe un acuerdo tácito  de no hacerlo cuando apenas sobresale del suelo. Se corta  «lo suficiente» de cada brote. Quizá sea simple interés personal, dentro de unos días habrán crecido y la recolección será mejor. Sin embargo, nadie nos garantiza que seamos nosotros quién los coseche.

En cierta forma la importancia de la economía del espárrago se extiende a muchos recursos naturales. Son esos bienes que pertenecen a un  «nosotros» y no es propiedad de nadie. Aprender a cortar «lo suficiente»  podría ser una de la maneras para salvar los océanos de la pesca indiscriminada, la tierra de la desertificación y el aire de la contaminación. Utilizar «lo suficiente» de un bien común, lo preserva para el futuro. Es nuestro regalo para los que vienen.

Los espárragos crecerán mientras se conserve su hábitat. Que brote un espárrago es una acción colectiva del entorno que lo alberga y la comunidad que lo rodea. Si no dejamos que crezcan los brotes, llegará el día en que ya no queden. El hábitat ya no los generará.

¿Cuándo es lo suficiente?. Una buena forma de aplicar y entender esa difícil medida es con las nuevas generaciones. Formamos a cada niño, a cada hijo con empeño, para que sea una persona que pueda devolverle a la sociedad. Nosotros probablemente no seamos los principales beneficiarios del desarrollo de su talento. Si tratáramos a nuestros recursos de la misma manera, podríamos entender que nuestra generosidad se nos será devuelta no siempre en algo tangible: sino en ese orgullo cuando vemos madurar y triunfar a quienes hemos criado y formado.

Generar y generosidad son palabras con una misma raíz. La vida requiere generosidad, pero cuando lo único que nos impulsa es el interés personal, entonces esa capacidad se marchita. En esta edición 190 nos complace presentar experiencias generosas dentro de nuestra comunidad hispana japonesa, que el Grupo Kyodai procura promover. Hay que aprender a dejar que los brotes crezcan, y cuando nos topemos con un buen espárrago maduro, pensemos que alguien lo ha dejado crecer.

En esa dirección, Kyodai Remittance viene desarrollando durante diez años consecutivos el esfuerzo de difundir y promover la gastronomía peruana en Japón mediante la organización  del “10º Festival Gastronómico y Cultural del Perú” a realizarse desde el  jueves 3 al domingo 13 de noviembre en el Tokyo Hilton Hotel, con la presencia de los destacados cheffs Guido Gallia y Clint Martín. Los invitamos a disfrutar nuestra sabrosa comida y pasar lindos momentos en el Hilton Hotel.