Category Archives: Mario Kiyohara

LO QUE SE VIENE

Los economistas más optimistas calculan un crecimiento de 10% para el mismo periodo del 2021. Ganar 10 luego de perder 30 no será un buen negocio…

Los economistas más optimistas calculan un crecimiento de 10% para el mismo periodo del 2021. Ganar 10 luego de perder 30 no será un buen negocio…

Es indudable que la pandemia originada por el Covid-19 está cambiando no sólo los hábitos y comportamientos de las personas de manera individual en cuanto a prevención, salud y economía. Asimismo, la situación que se ve inmersa un determinado grupo de individuos va a llevar a un comportamiento social que aún no se puede medir a cabalidad sus consecuencias.

Sin ánimo de ser Nostradamus o cualquier adivino, podemos prever algunas situaciones cuya probabilidad de que ocurra es muy alta. Léelo y comparte tus opiniones. ¿Crees que van a suceder estas y otras cosas más?

  1. Caída en la economía. Individual, nacional, mundial… Si bien existía antes de la pandemia un índice considerable de desempleados, la pandemia arroja millones de pérdidas al empleo. Solo en el Perú se perdieron más de 6 millones de empleos debido a la caída de grandes sectores de mano de obra como el comercio, la construcción y los servicios, impactando en el consumo y por ende en la economía nacional (-30% en el segundo trimestre). Los economistas más optimistas calculan un crecimiento de 10% para el mismo periodo del 2021. Ganar 10 luego de perder 30 no será un buen negocio…
  2. Migración forzosa. Este panorama complicado va a originar que miles de personas, especialmente jóvenes, busquen a como dé lugar migrar a países que afrontaron mejor el virus y se encuentran en una etapa de recuperación. La presión migratoria a países como EEUU y Europa va a ser alta y logros como la supresión de visa Schengen se verán afectados.
  3. Conflictos sociales. Definitivamente los que se queden no la van a pasar mejor y van a exigir al Estado mejores condiciones de vida de manera pacífica o violenta, más aún con un proceso electoral en camino y una prematura deslegitimación del próximo gobernante. En un país tan polarizado y cuya desnudez muestra todas sus falencias como Estado y Sociedad, la nación se convierte en alimento para los apetitos ideológicos o el mercantilismo popular.

Pero el Perú ha atravesado momentos muy duros en su historia reciente y es una sociedad particular que sobrevive realizando pactos y silencios de corto plazo a la espera de un resultado tangible. Me atrevo a pensar que estamos atravesando por los momentos más oscuros previos al inicio de un nuevo orden en el país, porque definitivamente nada va a ser igual. 

NO HAY CURA

...nunca, pero nunca, le den espacio al pesimismo, a la derrota o al miedo. Miremos adelante juntos, hoy será pasado, esto se irá con la misma velocidad con que vino…

…nunca, pero nunca, le den espacio al pesimismo, a la derrota o al miedo. Miremos adelante juntos, hoy será pasado, esto se irá con la misma velocidad con que vino…

ÚLTIMA NOTICIA: LA OMS DECLARA QUE NINGUNA VACUNA PROBADA DIO RESULTADO. HAY QUE RETOMAR EL ESTUDIO…

Juan recibía impávido la noticia en el noticiero, dicho por una mujer cuyo gesto desencajado tiraba muy lejos el otrora título de “el rostro más bello de la TV”. A su lado un comentarista que no conseguía articular palabra para paliar el sepulcral silencio del estudio completaba la escena.

¿Y ahora qué hacemos? – dijo Ana, su pareja de toda la vida. Mientras se hacían notorios los llantos en departamentos vecinos e invadían las alertas de tweets, post y whatsapp de su celular. Trae a los chicos, -dijo Juan- con una tranquilidad que despertaba inquietud en Ana. 

-Niños – empezó Juan-, estamos pasando por un momento realmente clave de la historia mundial, no existe nada creado por el hombre que haya sido capaz de detener a todos los países en tan corto tiempo. Ni siquiera la guerra ha sido capaz de llegar a cada rincón del planeta. Esto va a ser tema de conversación por décadas y lo van a estudiar en las escuelas. ¿Y saben qué? Ustedes van a estar ahí para contárselos a sus hijos y a sus nietos.

Pero, ¿cómo?, si la vac… -decía Ana- cuando Juan la interrumpió. Sí -dijo Juan- pero es una ayuda que va a tardar en llegar. Hoy más que nunca entiendo que la solución está en las manos de cada uno de nosotros, y qué más eficaz es prevenirlo que tratarlo. 

¿Y qué tenemos que hacer? -dijo el pequeño-. 

Vamos a hacernos fuertes -aseveró Juan-. Nos alimentaremos bien, no descuidaremos la limpieza y así estemos encerrados jugaremos, bailaremos y nos moveremos para ejercitarnos. Y lo principal -añadió Juan de inmediato- nunca, pero nunca, le den espacio al pesimismo, a la derrota o al miedo. Miremos adelante juntos, hoy será pasado, esto se irá con la misma velocidad con que vino…

Los niños en su inocencia se entusiasmaron. ¡Era tan simple lo que papá les pedía! Y no se explicaban por qué algo tan sencillo no lo hacían todos los adultos. ¡Ya sé! -exclamó uno de ellos- le diremos al mundo que ésta es la receta para ganarle al virus: comer sano, hacer ejercicio, estar limpios, cuidar del otro y pensar que todo saldrá bien. Y con la velocidad de sus pulgares lograban enviar mensajes y videos a sus compañeros de clase y éstos a sus amigos del barrio y estos a sus familias…

… y un día el virus se fue. Rápido y silencioso como vino.

El COVID-19 desde otro ángulo

El valor de estar vivo, el valor de tener salud, el valor de contar con alguien. Hagamos fuerza porque esto en algún momento pasará.

Qué difícil resulta escribir sobre positivismo cuando el Covid-19 aún está presente, llevándose como letal brisa la vida de cientos de miles de seres humanos en el mundo y decenas de miles en el Perú. Y a ellos se suman millones más que, aunque tuvieron la suerte de salir con vida, las secuelas de la enfermedad lo acompañarán por el resto de sus vidas. A estas alturas son escasos quienes no han tenido un familiar, un amigo o un vecino que padece del mal, si es que no ha sido uno mismo víctima de esto.

Es natural que el dolor, el miedo y la incertidumbre prime nuestros sentimientos, pero es un deber como seres humanos salir adelante ante la adversidad por el bien de nuestras familias, nuestros hijos y de nosotros mismos.

Un componente básico para iniciar el camino a la recuperación es estar consciente de su situación. Primero, obviamente que estás vivo; luego que eres importante para alguien más y que puedes interactuar. Veamos cada paso, es simple y poderosa visión para volver a crecer.

El valor de estar vivo. Hoy más que nunca nos hemos vuelto más conscientes sobre el valor de la vida. Poder abrir los ojos cada mañana es el regalo que la vida nos da. Sintámonos bendecidos por el regalo de hoy y aprovechémoslo al máximo, puede que mañana no seamos tan afortunados.

El valor de tener salud. Mandatarios como Bolsonaro o el Príncipe Carlos; famosos como Tom Hanks o Mel Gibson. Ni el poder, la fama o el dinero pueden contra el virus. Gozar de salud implica estar en capacidad de ser productivo y así generar ingresos.

El valor de contar con alguien. Desde las cavernas, el hombre ha necesitado de otro para sobrevivir. La cacería, la seguridad o la agricultura se hacían en grupos, donde debía de confiarse en el otro y a su vez ser confiable para el grupo. Es gratificante saber que hay gente que se preocupa por ti y a su vez, que tú te preocupes por los demás transmites esa energía que necesita el mundo. 

El valor de compartir. En una situación tan difícil como ésta, donde los pequeños logros adquieren un valor de hazaña, y dar una mano a quien lo necesita puede definir la vida o la muerte; un gesto de humanidad reflejado en un compartir, en una gestión o en una oración es lo que el mundo necesita y está a tu alcance. Compartir con los demás es un alimento para el alma. 

 Hagamos fuerza porque esto en algún momento pasará.