UN MINUTO DE SILENCIO

(Foto: Eduardo Azato)

(Foto: Eduardo Azato)

UNA DECADA DESDE LA TRAGEDIA DE TOHOKU

Hoy 11 de marzo de 2021 podría ser un día más en el calendario de la costa del Pacífico de la región de Tohoku Japón. Pero no es una fecha cualquiera en el almanaque porque rememoramos momentos desgarradores: las trágicas escenas de muerte y desolación que sacudieron el área hace 10 años. 

A las  2:46:23  hora local (05:46:23 UTC) del viernes 11 de marzo de 2011, la zona de Tohoku sufrió el ataque de un megaterremoto, en una ruptura tectónica de proporciones sólo superadas por tres terremotos registrados en la historia de la humanidad: Valdivia- Chile 1960 (magnitud 9.6), Océano Índico- Indonesia 2004 (9.3) y Alaska 1964 (9.2).

Con un saldo de unos 15,899 muertos, 2,527 en calidad de desaparecidas, 6,157 personas heridas, 22 prefecturas del país afectadas, un sismo de magnitud 9.1 a una profundidad de 32 kilómetros, de una duración de unos 6 minutos, que creó olas de maremoto de hasta 40.5 metros. El epicentro del terremoto se ubicó en el mar, frente a la costa de la isla principal de Japón, Honshu, 130 km. al este de Sendai, prefectura de Miyagi y estremeció a regiones aledañas al norte oriental de Japón. 

(Foto: Eduardo Azato)

(Foto: Eduardo Azato)

(Foto: Eduardo Azato)

(Foto: Eduardo Azato)

United States Geological Survey (USGS) explicó que el terremoto ocurrió a causa de un desplazamiento de las placas del Pacífico y la placa Norteamericana. 

Denominado oficialmente por la Agencia Meteorológica de Japón como el terremoto de la costa del Pacífico en la región de Tohoku de 2011 (Tohoku Chihou Taiheiyo-oki Jishin) o Gran terremoto de Japón oriental (Higashi-Nihon Dai-shinsai). Fue el terremoto más potente sufrido en Japón hasta la fecha, así como el cuarto más potente del mundo de los últimos 500 años, medidos o calculados con técnicas modernas. Provocó un tsunami que llegó a Japón aproximadamente 15 minutos después del sismo, con alturas entre 4 y 0.5 m. El maremoto alcanzó las costas de Rusia, Taiwán, islas Midway, Hawai (0.5 m.), California y México. El terremoto fue tan intenso que causó que el eje de la Tierra se moviera 10 cm. Se registró primero como magnitud 8.4, después como 8.9, y finalmente, tras nuevos cálculos, la intensidad ha sido estimada en magnitud 9.0.

(Foto: Eduardo Azato)

(Foto: Eduardo Azato)

Eduardo Azato, en la edición impresa 212 de Kyodai Magazine páginas 6 al 9, manifiesta “Una década de la tragedia combinada que sumió al Japón en una seria crisis. Terremoto, tsunami y desastre nuclear se cobraron alrededor de 20 mil vidas entre fallecidos y desaparecidos, así como múltiples daños en viviendas e infraestructura pública. Las explosiones y fugas radiactivas en la planta de energía de Fukushima Dai-Ichi, son un episodio que aún continúa vigente luego de 10 años.” 

Afirma “El segundo mayor desastre nuclear de la historia, tras Chernobyl, obligó a alrededor de 37 mil personas a dejar sus lugares de residencia, las que en gran número se niegan hoy a retornar a los que fueron sus hogares. Algunas rehicieron sus vidas en otras prefecturas y otras aún se encuentran en calidad de refugiadas.” 

Roxana Oshiro en las páginas 18 y 19 de la edición 203 de la revista Kyodai Magazine, nos ofrece recomendaciones de cómo prepararnos, y como actuar antes, durante y después de un terremoto y/o tsunami, concluye con  “las 3 reglas básicas en la prevención de desastres” 

  1. Su seguridad debe protegerla usted mismo.
  2. La seguridad de la familia debe protegerla toda la familia.
  3. La seguridad del barrio debe protegerla toda la comunidad.

 

Diez años después
LAS CIFRAS DE LA TRAGEDIA
15,899 personas fallecidas
2,527 en calidad de desaparecidas
6,157 personas heridas
22 prefecturas del país afectadas
42 mil personas en calidad de refugiadas
404,912 viviendas parcial o totalmente colapsadas
12,001 viviendas incendiadas o inundadas
730,392 viviendas parcialmente dañadas
4,198 carreteras dañadas
116 puentes dañados
207 deslizamientos de tierra
29 autopistas de alta velocidad dañadas
*Datos de la Agencia Nacional de Policía y la Agencia de Reconstrucción Nacional (actualizados hasta diciembre del 2020).