Category Archives: MOTIVACION

LA PACIENCIA, UNA CUESTIÓN DE VIDA O MUERTE

la paciencia
Corría el verano del año 1969. Era la época del Festival de Woodstock en Nueva York. En esa misma época, al otro extremo del país, en California, Walter Mischel, profesor de la Universidad de Stanford desarrollaba su “Experimento de los Marshmallows” con un grupo de niños pequeños.

Se seleccionó a un grupo de niños de la misma edad, que residían en la misma área geográfica y se les sometió a la siguiente prueba: A cada niño se le dejaba sólo en una habitación, con un marshmallow y se le decía que podía comérselo si quería o esperar 15 minutos. Si no se lo comía en dicho lapso, recibiría otro. Algunos niños resistieron el desafío, otros no lo lograron.

El hallazgo más interesante de este experimento fue que, se constató que los niños capaces de posponer la recompensa inmediata en pos de una mayor en el futuro; lograron tener una vida educativa, personal y profesional más exitosa que los otros.


Veamos ahora una situación mucho más reciente: Desde inicios del año 2020 la humanidad está sometida a una situación complicada: Distanciamiento social, prohibición de actividades multitudinarias, restricción de viajes, impedimentos de entrada y salida de ciudades, regiones y países. Lo más difícil es que de acuerdo a las fluctuaciones de las cifras de contagios y fallecimientos las medidas van en un franco tira y afloja: Cuarentenas, semi cuarentenas y liberaciones entran y salen de escena a medida que la cosa avanza o retrocede.

Entonces, hay gente que ya simplemente no se aguanta más: Se siente urgido por salir, por ir a fiestas, por hacer turismo, por hacer compras en centros comerciales y muchas otras formas de interacción humana en lugares y situaciones que ahora son muy peligrosas.

Y entonces ocurre la paradoja: Al igual que los niños de Standford de mediados del siglo XX. algunos son capaces de posponer la recompensa de corto plazo (Las salidas, paseos y reuniones) en función de una recompensa mayor (Cuidar su salud y no poner en riesgo a los mayores de su casa).

No debería extrañarnos que las consecuencias de esto sean básicamente las mismas que en el experimento de los marshmallows: Tendremos un futuro en el que algunas personas podrán seguir creciendo, desarrollando y consiguiendo éxitos y otros que tendrán algunas secuelas complicadas de salud o simplemente, ya no estarán con nosotros.

La diferencia es que los niños de Stanford eran unos pocos, pero aquí estamos hablando casi de toda la humanidad.
Mientras no tengamos vacunas operativas aplicadas masivamente y con éxitos comprobados en términos de inmunizarnos contra el virus y sus variantes, la humanidad va a tener que continuar en la situación en la que nos encontramos.

Por lo tanto, va a requerir cultivar esta soft skill que de modo natural tenían los niños que fueron capaces de esperar: Fuerza de voluntad o su aplicación práctica: Paciencia.

Captura de pantalla 2021-04-11 a las 14.35.33

Aumentar la paciencia

Los naturalmente impacientes sabemos que es mucho más fácil decirlo que conseguirlo. Sin embargo, a lo largo de mi vida pude aprender a incrementarla hasta -creo yo- haber llegado a un punto bastante aceptable.

Te comparto los consejos que a mi me fueron muy útiles para llegar a semejante “nirvana de mansedumbre”:

Reconoce los efectos de la impaciencia

En el momento en que la impaciencia te ataque, observa lo que te impacienta y pregúntate:

* ¿Tengo control sobre la situación? Si no es así, ¿sobre qué tengo control en este momento?

* ¿El sentimiento de impaciencia está ayudando o agravando el impacto de la situación?

* ¿Qué emoción o estado de ánimo sería más útil, en lugar de la impaciencia?

Oblígate a esperar

La mejor manera de practicar la paciencia es esperar. Esperar las cosas en realidad nos hace más felices a largo plazo, según algunos expertos. Comienza con algo pequeño como esperar unos minutos más para beber ese batido y luego pasa a algo más grande. Empezarás a tener más paciencia a medida que practiques.

Deja de hacer cosas que no son importantes

Todos tenemos cosas en nuestras vidas que nos quitan tiempo de lo que es importante. Una forma de eliminar el estrés de nuestras vidas es dejar de hacer esas cosas.
¿Es realmente así de super necesario que te subas a ese avión? ¿Te reúnas físicamente con esos amigos? ¿Vayas a esa fiesta con cientos de personas desconocidas?
Tómate unos minutos y evalúa todas esas cosas que te parecen necesidades urgentes. Ponlas en una balanza y sólo después de ello decide si las haces o no.
Trata de eliminar un par de dichas necesidades que descubras que no son tan importantes, pero que requieren tiempo. Es hora de aprender a decir no a las cosas que no son estrictamente importantes de hacer.

Sé consciente de las cosas que lo hacen impaciente

La mayoría de las personas tienen varias tareas en la cabeza y pasan de un pensamiento a otro sin tomarse el tiempo para terminar una tarea primero. Vivimos vidas interrumpidas mientras intentamos realizar múltiples tareas y es frustrante cuando sentimos que no estamos progresando. Es mejor estar atento a nuestros pensamientos y la mejor manera de entender esto es escribir lo que te impacienta.
Esto te ayudará a reducir la velocidad y concentrarte en una tarea a la vez y eliminará aquellas cosas que te estresen.

Relájate y respira profundamente

Este es un tema que tiene suprema importancia. Respirar lenta y profundamente puede ayudar a calmar la mente y el cuerpo. Esta es la forma más fácil de ayudar a aliviar cualquier sentimiento de impaciencia que estés experimentando. Si la respiración no ayuda, creo que dar un paseo, escuchar 10 minutos de música calmada, o mirar por la ventana, simplemente para despejar la cabeza puede ser útil para volver a concentrarse en lo que es importante.
El punto es encontrar algo de tiempo para que te relajes cada día.

Si quieres saber más sobre cómo mejorar tu paciencia, escríbeme a The Skills Dude y con gusto hablaré contigo al respecto. Entre tanto, no olvides seguirnos en redes sociales. Estamos como @theskillsdude en Linkedin, Instagram y Facebook y compartimos mucho contenido de valor para ayudarte a alcanzar tus sueños. Puedes ver nuestros canales de video en Youtube y Tiktok. Si ves algo que te gusta, me ayudas si le das “me gusta” y lo compartes. También te recomiendo seguir mis artículos como colaborador en la Revista Digital Kyodai Magazine.

Francisco Grillo Arciniega
The Skills Dude: Desarrolla Tus Habilidades Blandas (Soft Skills)
https://theskillsdude.com/
https://www.facebook.com/theskillsdude/?eid=ARDDRsRs2p91fUbTYZXaX2R0CqxyFmlYucujyKa4FtWjq-TAhvrv8RN-xw35F58NJry8Ilz5gz2nJT9G
https://www.instagram.com/theskillsdude/
https://twitter.com/theskillsdude/
https://www.linkedin.com/company/theskillsdude

LA TIMIDEZ

TIMIDEZ

¿Ubicas a Rajesh Ramayan Koothrappali, Ph. D.?

Estoy convencido de que lo conoces bien. Es Raj, uno de los protagonistas de “The Big Bang Theory”. Ese, que solo podía hablar con las mujeres cuando estaba ebrio. Pues bien, dejando a salvo la exageración propia de la caricatura, Raj es un ejemplo típico de una persona atormentada por la timidez. La timidez se puede definir como inhibición, incomodidad en oportunidades en que te encuentras en presencia de otros. Cuando sufrimos de timidez, preferimos que nuestra presencia sea lo menos percibida posible. De hecho, puede ser que permanezcamos en un grupo de conversación pero no en silencio. Cuando a la persona tímida se le presiona de alguna manera para hablar u opinar, lo que hace es murmurar respuestas muy breves y volvemos a sumirnos en el silencio. Es decir, la timidez se caracteriza por una tendencia a sentirse incómodo, preocupado o tenso durante los encuentros sociales, especialmente frente a personas desconocidas.

Raj, uno de los protagonistas de “The Big Bang Theory”, es un ejemplo típico de una persona atormentada por la timidez.

Raj, uno de los protagonistas de “The Big Bang Theory”, es un ejemplo típico de una persona atormentada por la timidez.


¿Qué es la timidez?

La mayoría de las personas podemos sufrir ataques de timidez en un momento u otro de nuestras vidas, eso no es ninguna señal de que algo no esté funcionando adecuadamente.

Pero, en otros casos y para algunas otras, la timidez puede ser tan debilitante que les impide participar en situaciones sociales que son importantes para sus objetivos personales o profesionales.

 Las personas tímidas quieren estar cerca de los demás, pero temen ser rechazadas o criticadas, por lo que evitan incluso los eventos sociales a los que quieren asistir. A menudo terminan sintiéndose solos y aislados, lo que aumenta su riesgo de desarrollar otros problemas como depresión o ansiedad. Las investigaciones muestran que la timidez se mantiene a través de un círculo vicioso en el que las personas se acercan a una situación social, sienten el miedo excesivo a la evaluación negativa y luego se retiran como evitando tener que enfrentarla. Al principio, esto proporciona alivio, sin embargo, a menudo conduce a sentimientos de vergüenza y culpa. Para hacer frente a estos sentimientos, nuestras emociones negativas pueden convertirse en enojo hacia los demás, por lo que puede ocurrir que empecemos a percibir a los demás como si fueran desconsiderados o poco solidarios. Esta percepción equivocada a la larga, refuerza aún más el deseo de evitar a terceras personas. 

¿Cómo se origina la timidez?

Con mucha frecuencia, la timidez tiene su origen en nuestra infancia o en la adolescencia, que son momentos en los que empezamos a introducir nuevos elementos en nuestras vidas. La timidez puede deberse a diferentes factores:

Inadecuadas habilidades de nuestros padres: Típicamente en el caso de padres que tienen una actitud negativa en extremo frente al niño, o cuando no son capaces de proporcionarle el apoyo adecuado.

La baja autoestima es otro factor causal muy importante. Si la persona tiene dificultades para creer en sí misma, un resultado posible es que se termine “encapsulando” en sí misma y a evitar expresarse con libertad ante terceros.

Otra causa frecuente está relacionada con los casos en que las personas tienen problemas de autovaloración. En estos casos, las personas tienden a ser excesivamente sensibles frente a lo que los demás piensan o dicen de ellas y eso acentúa su idea de que no valen lo suficiente.

Un factor adicional que es muy singular es el del número de hermanos que uno ha tenido. En la medida en que los niños se acostumbran a interactuar con otros niños de la familia, sus niveles de autoconfianza son mayores que en hijos únicos, por ejemplo y esto los hace menos hábiles para defenderse, por ejemplo.

Algunos consejos para combatir la timidez:

  1. Planifica para que salga bien.

La timidez, se caracteriza por una fuerte tendencia a sobrestimar el escrutinio negativo. Existe un temor tremendo de que los demás te evalúen de manera negativa, por lo que en los entornos sociales se dedica una gran cantidad de pensamiento a cómo no hacer algo mal, en lugar de cómo hacer algo bien.Una forma de reducir la ansiedad es dedicar más tiempo a pensar en lo que podrías hacer para que cada situación a la que te enfrentas sea un éxito. Si por ejemplo, te preocupa tener una charla informal con un desconocido, ensaya haciéndote algunas preguntas que te pueden ayudar a generar algunos temas interesantes de conversación: ¿Cuáles son algunos de los eventos actuales que podría mencionar? ¿Qué está pasando en mi vida que me siento cómodo compartiendo? ¿Qué tengo en común con las demás personas que estarán allí? Un truco interesante que yo siempre pongo en práctica es complementar la información geográfica sobre mi lugar de residencia o la ciudad en la que nací. Así por ejemplo, ante la pregunta ¿Dónde vives? Respondo : “En Pucusana, la bahía más hermosa de todo el litoral de Lima”. No estoy seguro de que esto sea cierto, pero a la gente le interesa saber por qué creo que esa bahía es tan bella y eso me permite “llenar” con detalles simpáticos, la falta de temas interesantes en una primera conversación con un desconocido. 

  1. Ten curiosidad por los demás.

El primer consejo contenido en el libro de Carnegie “Cómo ganar amigos e influir en las personas” consiste en interesarse genuinamente en los demás. En un entorno social, intenta dejar de concentrarte en ti mismo. En cambio, concéntrate en sentir curiosidad por los demás. ¿Quiénes son y por qué están ahí? ¿Cuáles son sus intereses y aficiones? Esto te da algo diferente en lo que concentrarte y te ayuda a generar conversaciones. Todos tienen una historia que contar. Descubre lo que es, luego dedícate a escuchar. La armonía musical preferida por todos es el sonido de la propia voz. A las personas les encanta hablar de sí mismas. La forma de ser la persona más interesante de la sala es encontrar a otros interesantes. 

  1. Asígnate un papel.

A menudo las personas se sienten muy seguras en el desempeño de su trabajo habitual, pero cómo pierden la confianza en sí mismos en situaciones en las que su rol no está definido por su trabajo. Tener un rol te da un sentido de propósito y pautas sobre cómo debes comportarte. La razón por la que esto es así es que la mayoría de las personas en cualquier entorno quieren sentirse queridas y aceptadas. Tener un rol reconocido ayuda mucho a sentirnos valorados.Pero, hay oportunidades en que nuestro rol habitual no puede ser desempeñado en determinadas situaciones sociales. Por ejemplo, yo soy abogado, pero no todo el tiempo puedo estar hablando de leyes y de circunstancias contractuales o judiciales. Pues bien, en estos casos, suele ayudar el auto asignarse un rol o un papel. Lo que yo hago es decirme a mi mismo: OK, mi rol aquí es el de hacer que todos los que interactúen conmigo se sientan muy a gusto. Como consecuencia, mi trabajo consiste en ayudar a las personas a sentirse interesantes o agradables, o que se sientan bienvenidas. 

  1. Suaviza tu diálogo Interior

Las personas tímidas suelen ser muy críticas consigo mismas y su diálogo interno puede ser muy duro e incluir cosas que nunca dirían a otras personas. Cuando te juzgas a ti mismo con dureza, es más probable que asumas que los demás te juzgarán de la misma manera. Tu crítico interior puede causar mucho daño emocional, robándote la tranquilidad y la autoestima.La mejor manera de derrotar al crítico es tener un aliado aún más fuerte de tu lado, una voz interior que actúe como tu mejor amigo. Empieza a notar las cosas buenas de ti mismo y aprende a “responderle” a tu crítico interior. Cuando el crítico te empiece a culpar por tener miedo, recuerda que no hay una sola persona que disfrute del rechazo, pero de alguna manera todos logramos sobrevivir. Cuando tu crítico interior empiece a decirte que nunca le gustaras a nadie, recuerda que lo que más importa es que te gustes a ti mismo. Al aprender a hablarte a ti mismo de una manera más amable y gentil, las situaciones sociales no tendrán tanto poder para lastimarte porque no te estarás castigando.Haz la prueba con estos consejos y dime que tal te va. 

Si quieres conocer más consejos sobre cómo mejorar la efectividad de tu comunicación, no dejes de darte una vuelta por la sección de CURSOS o de seguirnos en redes sociales como @theskillsdude.

Francisco Grillo Arciniega

THE SKILLS DUDE·

https://theskillsdude.com/

https://www.facebook.com/theskillsdude/?eid=ARDDRsRs2p91fUbTYZXaX2R0CqxyFmlYucujyKa4FtWjq-TAhvrv8RN-xw35F58NJry8Ilz5gz2nJT9G

https://www.instagram.com/theskillsdude/

https://twitter.com/theskillsdude/

https://www.linkedin.com/company/theskillsdude